martes, 26 de febrero de 2008

La enciclopedia de la vida


“Interésate por la vida, eres parte de ella, no más importante que un gusano, ni menos que una estrella”. (Abel Desestress)

Ya están en la internet las primeras 30.000 páginas de la vasta enciclopedia que busca catalogar un millón ochocientas mil especies que existen en el planeta.
Esta inmensa fuente de conocimientos en la red está concebida para aumentar nuestro entendimiento de la decreciente biodiversidad del mundo.
Los creadores de esta base de datos dicen que puede tener un efecto en el conocimiento humano comparable al que ocurrió con la invención del microscopio en el siglo XVII.
La enciclopedia está diseñada para que la usen tanto los científicos como los legos.
La Enciclopedia de la Vida (EOL por sus siglas en inglés) -descrita como "la máxima guía de campo" - abarcará los seis reinos de la vida, incluso los virus, que muchos investigadores no consideran organismos vivientes.

Visite la enciclopedia
http://www.eol.org/

Herramienta invaluable
Todos los que trabajan en esta creciente base de datos afirman que ella podría ayudar a los científicos a evaluar el efecto del cambio climático en animales y plantas.
También podría servir para concebir estrategias que permitan desacelerar la propagación de especies invasoras y a hacer el seguimiento de la enfermedad que se está diseminando.

Otra de las metas es aumentar la conciencia sobre la biodiversidad en una época en la que se afirma que nuestro planeta se encuentra en medio de una sexta extinción en masa.
La inmensa cantidad de información en la Enciclopedia de la Vida es recopilada de una variedad de fuentes, incluidas varias bases de datos especializadas como AmphibiaWeb y FishBase.
"Lo que hace posible ahora la Enciclopedia -que no habría sido posible hace cinco años-, es que existen muchos recursos en internet que han sido desarrollados y que nosotros podemos bajar", dijo a la BBC James Edwards, director ejecutivo del proyecto.
"En segundo lugar, la información tecnológica ha llegado a un punto donde uno puede almacenar cantidades de información de diferentes fuentes y presentarlas de la manera como lo hace Google News... Nosotros estamos utilizando el mismo enfoque".
Enormes recursos
Esas fuentes que proveen información a la Enciclopedia lo hacen sin ningún costo, con la esperanza de dirigir nuevos usuarios a sus sitios web, que obtengan información adicional mediante una suscripción.
"Si alguien se sentara y comenzara a escribir una enciclopedia a partir de cero, le tomaría 100 años para completarla. Pero nosotros creemos que estamos en capacidad de hacerlo en una décima parte de ese tiempo", dijo Edwards.
El proyecto comenzó en la primavera de 2007. La Enciclopedia tiene páginas para un millón de especies, y ya se cuenta con la información detallada de 30.000 especies.

También se cuenta con 12 páginas de información multimedia altamente desarrollada que son una muestra de lo que se puede esperar en su futuro.
Se espera que el trabajo de recopilación de la información se complete en 2017.
"En cada página hay información que entregó la Unión de Conservación Mundial sobre el estatus de las especies, mostrando se están amenazadas, en peligro directo o extintas", dice Edwards.
Y agrega: "Pensamos que es importante proveer esta información tanto sobre los organismos que están bien como aquéllos que se han extinguido recientemente".
Los creadores de la enciclopedia también buscan poner la información en internet tan pronto como una nueva especie es identificada.
El proyecto solicitará la ayuda de usuarios para que envíen fotos e información, las cuales serán evaluadas y autenticadas por un equipo especializado.
Aunque la idea de un catálogo así ha estado rondando por algún tiempo, esta versión particular puede rastrear sus orígenes a un artículo escrito en 1993 por Edward O.Wilson, biólogo de la Universidad de Harvard.
En 2006, Wilson escribió una carta a la Fundación MacArthur, en Chicago, delineando su idea, lo que consiguió fondos preliminares para este proyecto.