viernes, 24 de octubre de 2008

El porqué, el rey de España, perdió dignidad y orgullo ante Chávez

“La política no sabe de honor, pero maneja muy bien el acomodo” (Abel Desestress)

España y Venezuela firmaron hoy un acuerdo de cooperación energética por el que el Gobierno español comprará petróleo al venezolano, a un precio aún por fijar, a cambio de tecnología para proyectos de desarrollo del país que preside Hugo Chávez.
Foto: EFE/Juan M. Espinosa
El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, fueron los encargados de sellar hoy este convenio.
El convenio energético establece que el dinero con el que España comprará el crudo venezolano irá destinado a un “fondo” con el que Venezuela adquirirá tecnología para sus proyectos
Es el mismo que Chávez ofreció el pasado mes de julio durante la visita que realizó a España, con la que se dio por zanjada la crisis diplomática provocada por el incidente del presidente venezolano con el rey Juan Carlos, a raíz del famoso “por qué no te callas” del monarca.
En una rueda de prensa conjunta en el Palacio de Viana, sede del ministerio español, Moratinos y Maduro anunciaron este acuerdo y también otro en materia ferroviaria, que suman un monto de 3.000 millones de euros (algo más de 3.8090 millones de dólares).
El convenio energético establece que el dinero con el que España comprará el crudo venezolano irá destinado a un “fondo” con el que Venezuela adquirirá tecnología para sus proyectos.
La oferta que hizo Chávez en julio era la posible compra de 10.000 barriles diarios de petróleo a 100 dólares, cuando el precio del Brent rondaba los 123 dólares, el doble que en la actualidad.
El acuerdo firmado hoy establece la creación de un grupo de trabajo que concretará los criterios y los mecanismos de esta cooperación en materia de hidrocarburos, según explicó Maduro.
El canciller venezolano se mostró convencido de que esta fórmula financiera de “compartir las potencialidades”, que su país ya aplica con otros socios, dará frutos y permitirá a las compañías españolas participar en los programas de infraestructuras en Venezuela y Sudamérica.
Según Maduro, las empresas españolas tienen “mucho que dar” en el desarrollo de proyectos ferroviarios en el centro del país y en zonas muy pobladas de Caracas y sus alrededores.
Moratinos precisó que, en virtud de uno de los acuerdos firmados hoy, se adjudica a la empresa española CAF “uno de los principales proyectos” ferroviarios impulsados en Venezuela en este ámbito.
Para el ministro, estos convenios evidencian “el espíritu de máxima colaboración y concertación” entre ambos países, después de la etapa de enfriamiento de relaciones por el incidente entre el Rey y Chávez en la Cumbre Iberoamericana de Chile en noviembre de 2007.
Según Moratinos, la relación con Venezuela es “intensa, normal, positiva y fructífera, lo que quedó demostrado con la visita de Chávez”.