miércoles, 7 de enero de 2009

“La violencia es inerte en el hombre, esta mas allá de cualquier condición de vida” (Abel Desestress)


El amor es como una brisa..., simplemente llega.
Si está ahí, está ahí. Después se va. Y cuando se ha ido, se ha ido.
"Así que, en lugar de la familia, me gustaría ver una comuna en la que todos fuesen amigos. Incluso los maridos y las mujeres no deberían ser otra cosa sino amigos. Su matrimonio tendría que ser un acuerdo entre dos; han decidido estar juntos porque son felices juntos. En el momento en que uno de ellos decide que están comenzando a ser infelices, se separan. No hay necesidad de divorcio; al no haber matrimonio, no hay divorcio. Se vive espontáneamente.

Cuando vives infelizmente, poco a poco te acostumbras a la infelicidad. Nunca, en ningún momento, debería uno tolerar la infelicidad. Puede que haya estado muy bien haber vivido con un hombre, y que te haya proporcionado felicidad, pero si ya no es algo que te haga feliz, tienes que salir de ahí. No hay por qué enfadarse o ser destructivo, y no hay por qué guardar rencor, ya que no se puede hacer nada con el amor. El amor es como una brisa..., simplemente llega. Si está ahí, está ahí. Después se va. Y cuando se ha ido, se ha ido. El amor es un misterio; no lo puedes manipular. El amor no debería ser manipulado. El amor no debería ser legalizado el amor no debería ser forzado; en ningún caso.

En una comuna, la gente convivirá por la simple alegría de estar juntos; por nada más. Cuando ya no hay alegría, se separan. Quizás sea algo triste, pero se separan. Quizás la nostalgia del pasado siga rondando en la mente, pero se tienen que separar. Cada uno le debe al otro el hecho de no vivir infelizmente; de lo contrario, la infelicidad se convierte en un hábito. Se separan con el corazón entristecido, pero sin rencor. Buscarán otros compañeros".