jueves, 6 de agosto de 2009

Condena a un ladrón a ser decapitado y crucificado


Un tribunal saudí ha condenado al jefe de una banda de ladrones de joyas a morir decapitado y a que su cuerpo sea posteriormente cruficicado en un lugar público por espacio de tres días.
El hecho, revelado por el diario saudí «Al Okaz», ha despertado cierta sorpresa por los detalles escabrosos de la ejecución poco normales en el reino de los Saud. El régimen más integrista del Golfo condena con la decapitación pública los delitos de homicidio, violación y tráfico de drogas, pero esa pena se extiende raramente al delito de robo aunque sea a mano armada.

Sigue;

Un tribunal de Arabia Saudí condena a un ladrón a ser decapitado y crucificado


“Insultamos a las especies denominando animal al hombre” (Abel Desestress)