viernes, 28 de agosto de 2009

Semenya tendría 10 veces menos testosterona que un hombre


Los supuestos valores que 'The Daily Telegraph' adjudica a Caster Semenya, a los análisis practicados en Sudáfrica previos al Mundial de Berlín, y que arrojan una tasa tres veces superior de testosterona a la común de las mujeres no es argumento suficiente para quitarle la medalla de oro. Supondría un claro caso de discriminación pues la tasa masculina es 30 ó 40 veces superior a la de las mujeres y hasta 60, según otros estudios.

Las dos hipótesis más barajadas por los sabios son el hermafroditismo o la hiperplasia suprarrenal congénita, la falta de una enzima en el desarrollo fetal que anula la producción de la hormona cortisol y dispara la creación de andrógenos.

Precisamente fue la hiperplasia la que arrojó el asunto más delicado de los últimos años en el atletismo con la brasileña Fabianne Dos Santos, otra ochocentista, como protagonista. Acusada de dopaje por la presencia en su organismo de la hormona testorena epistetorenatio en mayo de 2001, la atleta a la que entrenaba Manuel Pascua en Madrid y que se salvó de un intento de suicidio, pudo limpiar su honor años después y demostrar que esa disfunción había sido la causante de esos niveles. Sin embargo, no se libró del linchamiento público y la sanción a perpetuidad porque ya tenía un positivo por nandrolona en 1995.

“No necesitamos estar de acuerdo en nada para convivir en PAZ, pero si es indispensable pensar por sí mismo para entender esa palabra” (Abel Desestress)