sábado, 14 de junio de 2008

Una mujer, fundadora del cártel de Juárez

Chihuahua es hoy escenario de ejecuciones y enfrentamientos, de la narcoviolencia. Pero estas escenas parecen sólo una repetición de la historia que ha marcado a la entidad, donde el nexo del poder político y el narco gestaron a una de las organizaciones más poderosas: el cártel de Juárez.

Una mujer, Ignacia Jasso, "la Nacha", en la década de los 20, fue la primera líder de esta organización criminal. Su historia representa el inicio de una era en la que la antigua Paso del Norte dio origen a Ciudad Juárez, que es símbolo del poder de los capos.

El periodista Francisco Cruz, a través de su obra El cártel de Juárez, traslada al lector a un viaje en el tiempo, a cada uno de los episodios que consolidaron el poder de los narcotraficantes en la entidad.

En su libro, editado por Planeta, se suceden escenas de corrupción, de traiciones entre políticos, militares, jefes policiacos y simples empresarios, quienes desde el periodo revolucionario y hasta años recientes se han disputado la entidad para el control de drogas.

Se trata de una investigación realizada durante cuatro años, que culmina ahora con un texto que mezcla la nota roja, el reportaje, la ficción y la monografía, en los que aparecen personajes hasta ahora desconocidos o afamados, pero que juntos construyeron el bastión de poder de la organización que lideran los Carrillo Fuentes.

Los pasajes que el lector recorre con el autor no son sólo historia, pues algunos de ellos podrían haberse escuchado ayer en el noticiero. El cártel de Juárez es, pues, una forma de entender la narcoviolencia que viven Chihuahua, sus municipios y sus ciudadanos.


El único imperio que poseerás al final, estará guardado en una urna de metal. (Abel Desestress)