sábado, 31 de mayo de 2008

‘Phoenix’ descubre indicios de hielo bajo el suelo de Marte


WASHINGTON.- La sonda Phoenix ha encontrado posibles rastros de hielo en torno a la zona próxima al polo norte de Marte donde descendió, según informó el Laboratorio de Propulsión


EN LA ZONA DEL POLO NORTE MARCIANO

WASHINGTON.- La sonda Phoenix ha encontrado posibles rastros de hielo en torno a la zona próxima al polo norte de Marte donde descendió, según informó el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL).

Lo que parece ser hielo está en una imagen captada debajo de la nave por la cámara que tiene instalada el brazo robótico del Phoenix, cerca de una de sus tres patas, indicó el organismo de la NASA en un comunicado. “Podríamos estar viendo rocas, o podríamos estar viendo hielo en el lugar del descenso”, indicó Ray Arvidson, científico de la Universidad de Washington encargado de las operaciones del brazo robótico.

Ese hielo pudo haber quedado al descubierto como resultado de la emisión de gases candentes de los cohetes que redujeron la velocidad del descenso de la nave, que llegó a Marte el pasado domingo. “Tendremos que recibir más datos, incluyendo colores, de la cámara en el brazo robótico. Pensamos que si se trata de hielo, éste se hará más brillante porque el aire atmosférico se condensará y se convertirá en escarcha sobre ese hielo”, señaló.

“La confirmación total ocurrirá cuando comencemos a excavar y a analizar las capas (de suelo) cercanas”, agregó el científico.

A expensas del problema en la sonda
Sin embargo, el análisis podría sufrir algunos problemas debido a un cortocircuito detectado el jueves durante las pruebas realizadas al instrumento que examina las muestras.

Un boletín de JPL indicó que se trata del Analizador Termal y de Gases, que incluye un medidor de calor así como un espectrómetro de masa para examinar los vapores producidos por el aumento de temperatura. “Hemos desarrollado una estrategia para comprender mejor este comportamiento y hemos identificado la forma de resolver este inconveniente”, dijo William Boynton, científico de la Universidad de Arizona y uno de los encargados del instrumento.

Pese a ese problema, los científicos de la misión, cuyo objetivo es analizar el hielo marciano y buscar la presencia de materiales orgánicos, señalaron que ésta avanza sin mayores contratiempos. “Hemos evaluado el rendimiento de la nave en la superficie y hemos determinado que está lista para continuar”, manifestó David Spencer, subdirector del proyecto.

Un problema de comunicaciones con la nave de enlace, que se había presentado el martes en las operaciones, fue resuelto el jueves cuando los ingenieros transmitieron comandos para destapar su brazo robótico. Una portavoz de JPL aclaró que el problema no fue de Phoenix sino del Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) que sirve como enlace de comunicaciones. “Hemos completado todas las tareas básicas de ingeniería y se han hecho todos los despliegues cruciales”, indicó Barry Goldstein, director del proyecto.

“Nos encontramos ahora en una etapa de la misión en la que estamos revisando todos los instrumentos científicos” que lleva la sonda para analizar el hielo marciano y estudiar su suelo en busca de materiales orgánicos, agregó.