sábado, 10 de mayo de 2008

Regresa con sus proxenetas una joven checa liberada


“La locura del hombre la genera la misma sociedad” (Abel Desestress)

El caso de Nadezna V. se complica. Esta mujer checa de 28 años regresó ayer junto a las dos personas que, supuestamente, la obligaron a prostituirse durante cinco años en Barcelona. La chica fue liberada hace diez días por el Cuerpo Nacional de Policía y permanecía a salvo en un convento de religiosas. Hasta que decidió escapar para regresar con sus supuestos explotadores, Anton B. y Frantiska K.
La policía detuvo a los dos individuos, pero un juez de Barcelona les ha dejado en libertad con cargos porque no pudo "acreditar una situación de violencia" hacia la joven, quien declaró que ejerce la prostitución de forma voluntaria. Los investigadores constataron que Nadezna trabajaba 12 horas al día en un meublé y que no salía a la calle. La joven padece una disminución psíquica, según la policía y el consulado de la República Checa en Barcelona. El forense del juzgado que la examinó durante unos pocos minutos no halló "ninguna patología".